Qué tener en cuenta al contratar un servicio de limpieza

Con la vida moderna, el factor tiempo es un valor añadido en todos los aspectos. Para ganar este tiempo, muchas personas que trabajan contratan el servicio de limpieza de su casa. Pero no lo hacen solo los particulares, también las comunidades de vecinos, los bares, restaurantes, las tiendas, las empresas industriales, los locales. O sea, mucha gente está dispuesta a contratar un servicio de limpieza.

Desde Lyms, como empresa de limpieza especializada y con años de experiencia, te damos algunos consejos sobre las cosas que tienes que pensar al contratar una empresa de limpieza:

  • Que la empresa de limpieza esté especializada en el sector profesional en el que la empresa se desarrolla, es decir, especialización. No es igual la limpieza de una casa que de una oficina o un centro comercial ni las normas legales que se aplican en cada supuesto son iguales.
  • Asegurarnos de que la empresa de limpieza tiene personal especializado en la materia, que es conocedor, tiene conocimientos, del sector al que va a dedicarse y dicha empresa de limpieza tiene maquinaria apropiada para limpiar ese local, tienda u oficinas. Si bien saber utilizar las fregadoras, barredoras o abrillantadoras no es muy complicado, sí que es preciso que nuestros empleados de limpieza dirijan su funcionamiento para evitar accidentes y asegurar la higiene del edificio.
  • Cumplimiento de la legalidad: Te recomendamos que conozcas siempre los datos de los trabajadores asignados a tus instalaciones comprobando mediante los TC correspondientes que estos se encuentran debidamente contratados y que la empresa cumple con sus obligaciones, incluso del pago de nóminas. Porque no debes olvidar que como clientes somos responsables subsidiarios de los incumplimientos legales del servicio contratado.
  • Lo barato puede ser caro si realmente no se obtiene el servicio que se contrató pues las instalaciones se deterioran con un trato no adecuado, al margen de la insatisfacción que produce observar el incumplimiento día a día.
  • Obtener referencias: Igual que hacen muchas empresas al contratar un trabajador o solicitar un servicio, es bueno pedir y lograr referencias de la empresa de limpieza cuyo servicio vamos a contratar.
  • Concreción de las tareas contratadas. Para ello es bueno realizar un estudio previo de tus necesidades, que zonas necesitas limpiar y qué tiempo estimas tú que puede costar hacerlo a un profesional. Eso te ayudará a descartar los presupuestos de aquellas empresas que no se ajusten a tu plan o al precio que esperas
  • Asegúrate de que la compañía de limpieza que contratas dispone de seguro de responsabilidad, que es de gran utilidad en caso de robo, accidente etc
  • Compara diversos presupuestos. Las mejores empresas, como Lyms, antes de realizar un presupuesto visitan la instalación y programan un plan de trabajo que se cuantifica en la distribución de días y horas, organizando la rotación de los mismos para sacar el máximo partido con el precio más ajustado a las necesidades del cliente, lo que nos permite optimizar al máximo los recursos.
  • Pide presupuestos detallados ampliamente de forma que conozcas exactamente el personal, servicios, horas (diarias, semanales, anuales) que componen la oferta única,  forma de poder tener una idea concreta que permita comparaciones con otras propuestas.

Si tienes en cuenta todos estos detalles que marcan la diferencia y tienes una buena relación de confianza con las personas encargadas de ejecutar el trabajo diario, es probable que realices una buena elección. Descubre a Lyms y lo que podemos hacer por ti

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies